Camila, la niña que murió dos veces, era velada cuando vieron que aún respiraba

El pasado 18 de agosto la pequeña Camila de 3 años enfermó por dolores estomacales, vómito y diarrea durante la noche.

Su madre la llevó a urgencias al hospital comunitario de Salinas, San Luis Potosí, pero el medicamento no le hizo efecto y aún así el médico la dió de alta, entonces su madre la llevó a otro lugar en donde finalmente, murió.

En la primer acta de defunción, la pequeña falleció por choque hipovolémico, deshidratación severa y enfermedad diarréica aguda.

Sin embargo, cuando era velada, la esperanza de que Camila estuviera viva, regresó, pues el vidrio del féretro se empañó.

Tras asegurarse que la niña si tenía pulso, y que respiraba, la llevaron de regreso al hospital comunitario, en donde les confirmaron que tenía pulsaciones.

Antes de fallecer, Camila estuvo en el féretro apróximadamente 5 horas, lo que provocó que la falta de aire le ocasionara una edema cerebral, así se estableció en la segunda acta de defunción.

La familia ya realizó la denuncia ante la Fiscalía para que esclarezca los hechos.