FLAGRANTE ABUSO DE AUTORIDAD POR PARTE DE LA SSP

La noche de ayer una docena de patrullas de la policía estatal acudieron al llamado de una riña en la calle Marte de la unidad habitacional Nueva Xalapa, al llegar al lugar 4 de los involucrados ya se encontraban en el interior de un domicilio.

Hoy trasciende que uno de los involucrados en la riña y quién habría reportado los hechos, es ni más ni menos que un mando medio de la policía estatal, mismo que se encontraba ingiriendo bebidas embriagantes con sus vecinos y tras una discusión fue que inicio la pelea, al verse superado en número, el ebrio policía saco un arma de fuego y la apunto contra sus compañeros de borrachera, 3 adultos y un menor de edad, quienes debido a esto corrieron al domicilio de uno de ellos mientras arrojaron piedras contra el alcoholizado policía, causandole también daños a un taxi que se encontraba en el lugar.

Al no poder seguir con a bronca y por orgullo, el intoxicado oficial pidió refuerzos, asegurando, según consta en el reporte oficial del 911, que había sido herido de muerte por un grupo de “traficantes” a los que, dijo, enfrentó valientemente.

Una docena de patrullas y mas de 40 uniformados llegaron al lugar, pidiendo a las personas que se encontraban dentro de su casa que salieran y se entregarán, sin embargo estos se negaron hasta que no existiera una orden de aprehensión en su contra, acto seguido y por instrucciones del ebrio policía y sin contar con una orden de cateo sacaron un mazo y derribaron la puerta e ingresaron -con el comandante alcoholizado- para golpear y dar choques eléctricos a todas las personas en el interior de la casa, incluyendo al menor y a una mujer de la tercera edad.

Vecinos de la zona señalan a los hoy detenidos de alterar constantemente el orden con música a alto volumen, de tener reuniones frecuentes y en algunas ocasiones fumar sustancias prohidas en su banqueta, sin embargo, el ebrio policía estatal que pidió la intervención de sus subordinados, se encontraba cometiendo estás mismas conductas con ellos momentos antes de que comenzará la pelea.

Si bien es cierto que cualquier infractor de la ley debe ser sancionado, también es cierto que la conducta y acciones realizadas tanto por el ebrio comandante como por los oficiales que acudieron a su auxilio, también se encuentran fuera de la ley.