PENDULO “Pensamiento en el tiempo”

21 de diciembre de 2020
Y el Verbo se hizo carne…(Juan 1:14)
Por: José Alfredo Riverón Mora

Logos: Ciencia, conocimiento total, palabra.

“El Verbo” (Logos) en Juan 1, se está refiriendo a Jesús. Jesús es el mensaje total — todo lo que Dios quiere comunicarle al hombre. El primer capítulo de Juan nos da una idea dentro de la relación Padre/Hijo, antes que Jesús viniera a la tierra en forma humana. Él preexistió con el Padre (versículo 1), Él estuvo involucrado en la creación de todo (versículo 3), y Él es “la luz de los hombres” (versículo 4). El Verbo (Jesús) es la completa expresión de todo lo que es DIOS (Colosenses 1:19; 2:9; Juan 14:9).

Pero Dios Padre es Espíritu. Él es invisible para el ojo humano. El mensaje de amor y redención que Dios habló a través de los profetas, no ha sido escuchado por siglos (Ezequiel 22:26; Mateo 23:37). A las personas les resultó fácil el ignorar el mensaje de un Dios invisible y continuaron en su pecado y rebelión. Así pues, el mensaje se hizo carne, tomó forma humana y vino a habitar entre nosotros (Mateo 1:23; Romanos 8:3; Filipenses 2:5-11).(Got Questions)

Y nació en Nazareth, cumpliendo una profecía judía muy reiterada, crea una conmoción tal que el Rey Herodes pensando que el “Rey de los Judíos ha nacido”, manda asesinar a todos los bebés varones de hasta seis meses. Los patriarcas de la Ley el Sanedrín el poder religioso judío no acepta que eso suceda, no hubiera aceptado nada que opaque su poder. Así pués llega al mundo el mesías; formalmente la religión judía no acepta ese hecho, pero acepta que fue otro profeta.

En una siempre controvertida existencia, de milagros, parábolas, predica y camina por todo el actual desierto del Sinahí y el Valle del Jordán, lo que hoy en día es Israel y Palestina. Y sorprende a propios y extraños con su mensaje de perdón, piedad, misericordia, amor, justicia, y una serie de valores que no se veían en aquellos tiempos. En la Ley judía se practicaba “ojo por ojo, diente por diente” como ley y justicia, como en el Corán, el Talmud decía que al ladrón le cortaran la mano; en fin, la mutilación era parte de los castigos junto con el esclavismo.

El día exacto del nacimiento de Jesús de Nazareth se pierde en el tiempo, el calendario Romano no era igual que el judío, ambos con fuerte influencia griega, el aceptado o impuesto es el Romano que se ajusta en tiempos del Papa Julio y se vuelve el calendario Juliano y tiene más ajustes conforme la ciencia va precisando el ciclo terrestre alrededor del sol, así como su proximidad y va marcándose las estaciones del año pero se fija en el 24 de diciembre de acuerdo a un registro censal de los Romanos de donde se sabe que los padres mortales de Jesús fueron a cumplir con ese mandato a Jerusalén y de regreso en un pueblito llamado Belén en un humilde pesebre nace Jesús el Nazareno escoltado por una vaca y un burro. Ocurre la natividad y desde entonces celebramos la NAVIDAD.

Y ¿porque trasciende este Rabí? Sin duda un hombre santo por su intachable conducta, dicen los testimonios de los archivos romanos y escritos de la época que hacen constar su existencia, ¿leyenda? Es muy difícil aceptar tal cantidad de milagros curativos en paralíticos, tuberculosos, leprosos, la liberación espíritus y demonios; pero lo cierto es que logró un liderazgo social que no pudieron soslayar los gobernantes; así que por miedo a un líder social, lo sacrifican; lo crucifican como a uno de los delincuentes mas ignominiosos, como al peor de los criminales. El Gobernador Romano Poncio Pilato no encuentra nada para condenarlo, se lava las manos “por la muerte de este justo”, pone a consideración de la turba judía afín al Sanedrín el soltar a Barrabás líder de los zelotes declarados en rebeldía, o a Jesús; la turba pide soltar a Barrabás (¿truco político?) y asesinan a Jesús.

Deja el Nazareno un legado que le pone un antes y un ahora a la historia del mundo occidental y a la postre a todo el mundo; como ya dijimos, cambia el sentido de la justicia por el castigo proporcional y no la venganza, promueve la misericordia y el perdón; el amor al prójimo, lo que el humanismo libertario del siglo XV, promueve como la FRATERNIDAD; pero casualmente Jesús predica la igualdad, incorpora a la mujer a sus actividades como iguales empezando por su Madre María y la igualdad queda implícita en aquel suceso del “que este libre de pecado que tire la primera piedra”. Es un feminista igualista, es un justiciero, marca paradigmas; y es, un libertario. Un hombre de bien ético y moral.

Enmedio de grandes crisis, de salud y económica; en México de seguridad también. Habremos de voltear hacia el interior y extraer un sentido de bondad que compartir con las personas que te rodean, tenemos que entender que en nuestra sociedad nos tiene que ir bien a todos, no va a ser posible de manera individual, demostremos solidaridad fraterna, caridad. Amor al prójimo. FELIZ NAVIDAD. Un abrazo fraterno a la distancia.
Cominicar es compartir, comparte!!!