FINANZAS: PRUEBA NO SUPERADA

compartir

POR AURELIO CONTRERAS MORENO

El gobierno yunista no reajustó el Presupuesto y opera con el que le dejaron, que a decir de varios legisladores mantiene la mala práctica financiera conocida como la “licuadora”, que concentra los recursos de diferentes partidas en cuentas diferentes, con lo que se desvanece la etiqueta con la que el dinero federal fue transferido a la entidad. Lo cual, por cierto, es un delito.

Asimismo, a pesar de que la reestructuración fue aprobada hace exactamente cuatro meses, no existe avance alguno en la renegociación de los plazos y montos de la deuda a amortizar a las instituciones bancarias, por lo que los compromisos de pago siguen ahogando a las finanzas estatales.

La única medida tomada por el gobierno estatal fue el despido masivo de burócratas a inicio del bienio. Sin embargo, se trató de una mera mascarada para incorporar a la administración a nuevo personal, como pago de facturas de campaña y cuotas políticas, manteniéndose, por ende, una estructura gubernamental abultada y, por si fuera poco, ineficaz, ya que quienes llegaron no saben hacer nada.

Desde hace varias semanas era comentado en los corrillos políticos del estado que la salida de la secretaria de Finanzas y Planeación, Clementina Guerrero, era inminente. Tanto porque no había encontrado la manera de cuadrar los números como porque su relación con el gobernador Miguel Ángel Yunes se había deteriorado, aunado a que la enorme presión que debía soportar había comenzado a minar su salud.

La salida de Clementina Guerrero se concretó este sábado. Tomó su lugar Guillermo Moreno Chazzarini, quien se desempeñaba como contralor general del estado y es de los pocos integrantes del gabinete yunista que ha demostrado capacidad administrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *